Yo no me concentro

La verdad es que no sé porqué mi entrenador habla tanto de la concentración. No para. “Concentraos en el partido, no se puede jugar sin estar concentrado en lo que se hace” dice. Pues yo juego y no me concentro. Juego y punto.

Esto es literal de un jugador al que he acompañado en su mejora (él ha sido el que me ha pedido este artículo). Ésta era su creencia. Él, según decía, no se concentraba. Resulta que no era verdad. Tenía su forma de concentrarse pero no era consciente de ello.

training-261179_1280

Fue fácil, en este caso, descubrir cómo se concentraba. Tomó conciencia de todo lo que hacía. Al hacerlo, descubrió cosas que no le acababan de gustar. Decidió cambiar detalles. Hubo un detallito que se le resistía. Intentaba cambiarlo (en este caso quitarlo) pero se encontraba haciéndolo de nuevo y aún más. En un prepartido, un compañero le dijo que ese detalle le molestaba y desconcentraba. Que siempre había sido así pero ahora que lo hacía más… ya no podía soportarlo. Ese día jugó fatal.

Por primera vez fue consciente de que esa forma de concentrarse que él no conocía hasta hace poco, desconcentraba a algún compañero. Fue un shock. En el primer entreno preguntó al equipo. Tres compañeros más le dijeron que les molestaba. ¡Casi la mitad de sus compañeros! Eso no podía ser, no quería seguir así.

Buscó la forma, la probamos, la probó en entrenamientos y partidos, habló con sus compañeros, su entrenador le felicitó porque lo veía más concentrado,…

Ahora se concentraba y sabía cómo y por qué lo hacía. Además podía ser flexible en algunas cosas. Y jugaba y punto, pero mejor.

¿Cómo te concentras tú?

Daniel Barreña

Coach deportivo

@dbarresi5

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

back to top